Spanish English
Idiomas

Portapaz

Mi menopausia y la adolescencia de mi hija coincidieron y estamos desesperadas porque no nos entendemos, ¿Que hago?

E-mail

Preparándose

La situación puede ser muy difícil para ambas y para la familia, ya que las dificultades de relación entre dos miembros de la familia terminan afectando a todos y podría deteriorar seriamente la interacción.

Siendo usted el adulto en la situación, le corresponde más que a su hija tomar la iniciativa para autocontrolarse y crear la oportunidad en un clima de calidez, fraternidad y confianza para hablar sobre la situación de forma abierta y clara utilizando el lenguaje adecuado, un tono modulado y los términos precisos. Tenga en cuenta que ambas están atravesando por una turbulencia hormonal y con una sensibilidad a flor de piel. Así que es necesario que hablen con mucha calma.

A pesar de que la educación sexual es muy común hoy día y las adolescentes tienen acceso a ella a través de muchas fuentes de información, no siempre saben reconocer lo que les sucede y explicar sus cambios físicos, fisiológicos y psicológicos. Su hija necesita de usted en éste momento para que le ayude a entender lo que le está sucediendo a su cuerpo y a su mente, entender por qué está reaccionando agresivamente, el por qué de su rebeldía, el por qué de sus cambios en el estado de ánimo. Al mismo tiempo. Usted también necesita entender que le esta sucediendo, qué cambios físicos y fisiológicos están incidiendo en su conducta y explicarle a su hija lo que usted misma está experimentando.

En cuanto a sus propios cambios fisiológicos, físicos y psicológicos, debe tomarse un tiempo para conocerlos y saberlos entender. No todas las mujeres tienen un verdadero y real conocimiento sobre las características de la menopausia. Su hija puede aprender a reconocer las características de esta etapa junto con usted y podrá asimilar que conlleva la menopausia, como un proceso normal de la vida y entender que usted también se encuentra en un proceso de cambios.

En la medida en que su hija y usted reconozcan las características internas y externas propias de cada etapa de la vida, que ambas están atravesando, lograrán comprensión y ayuda mutua y bajará o se eliminará la tensión en la relación. Además, podrán aprender a controlar la situación., en tanto los asuman como un proceso normal de ser mujer.

Esta etapa no es fácil para ninguna de las dos e involucra reacciones de las personas que están alrededor como crítica, burla o rechazo, para una condición que tiene origen biológico, como si se tratara de una tara o de una situación que la adolescente o la mujer han generado voluntariamente.

Profundizando en el tema

En la medida que avanzamos en edad, presentamos cambios en dos etapas fundamentales y claves en la vida: la adolescencia y la menopausia.

La adolescencia es un período de la vida donde la niña, se está convirtiendo en mujer y empieza el torrente de desarrollo que implica cambios físicos, fisiológicos y psicológicos. Como mamá usted debe recordar que el cuerpo está cambiando, en principio desproporcionadamente: las caderas se ensanchan, los senos se desarrollan, aparecen las curvas que le dan forma y contorno, el vello púbico y axilar crece y sale vello en otras partes del cuerpo como brazos, piernas y espalda. Su cabello cambia, el aspecto de su cara pasa de un rostro de niña a un rostro de joven. Le sale acné y se siente muy mal por su aspecto facial.

En esa época la mujer se mira constantemente al espejo deseando que esto no ocurriera o fantaseando sobre como desearía que fuera y muchas, sienten rechazo por la forma que esta tomando su cuerpo y si no están creciendo en estatura se sienten mal porque piensan que se van a quedar pequeñas, cosa que ocurre en muchos casos, según las características de la población del país. La adolescente se compara constantemente con las demás compañeras y otras personas de la vida cercanas o lejanas como las primas, amigas, compañeras, modelos y actrices. En su deseo de ser bellas pueden caer en depresión o tomar el camino de la anorexia o de la bulimia con tal de estar lindas, aunque esto último, no es el caso de todas las chicas.

Al mismo tiempo se están sucediendo cambios internos, sus sistema reproductor esta madurando y ya ha empezado a menstruar. Cuenta con una reserva de óvulos en una cantidad suficiente para que cada mes libere uno. Proceso normal, pero que algunas jovencitas han mal aprendido como que es molesto y no lo saben manejar al punto de expresarse negativamente sobre ello. Punto éste, en el que es importante que usted, mamá, adulta, le explique que se trata de ser mujer y la menstruación es parte de ello, que hablen de lo hermoso que es ser mujer, de las ventajas que se tienen de serlo, como la procreación, la belleza, la delicadeza y las muchas posibilidades de constituirse en todas las áreas de la vida y llegar a ser una mujer feliz y equilibrada. Entenderá usted con esto, la importancia de autocontrolarse para mostrarle a su hija esa realidad.

Todos estos cambios conllevan reacciones emocionales debidas a la sensibilidad propia del periodo menstrual de cada mes. Recuerde que cuando se acerca la fecha del periodo menstrual o durante este se suele estar mucho más sensible e incluso irritable y las jovencitas no lo saben y no entienden. Así que es necesario que usted mamá le enseñe a identificar los signos y a aceptar su condición, aprender a quererse, de manera que vaya moldeando su temperamento y a controlarlo para tener mejor salud mental y mejores relaciones con todas las personas. Es probable que piense que es fea, que sienta que las demás personas se burlan de ella, que busque aprobación social en otros y que se deje presionar de sus amigas o de la cultura al punto de no querer ser como es. Su auto concepto se está construyendo, de manera que el apoyo que reciba de usted es muy significativo para ella.

La menopausia o climaterio, por su parte, como otro periodo que vive la mujer, es un momento de vida en que los ovarios dejan de producir y liberar óvulos y el útero deja de desprender su endometrio cada mes. La terminación del ciclo menstrual se presenta en promedio entre los 45 y los 50 años y su duración no supera los dos años. Este proceso se da poco a poco de manera que inicialmente la mujer puede presentar la menstruación ocasionalmente, tiempo intermedio en el cual es factible que pueda incluso quedar embarazada. Si la menstruación no ha aparecido durante un año, es seguro que la ovulación ha desaparecido totalmente y que la concepción es imposible. Existen muy pocos casos en que la mujer ha quedado embarazada después que ha dejado de ovular.

La menopausia, también encierra cambios fisiológicos, físicos y psicológicos. Los primeros están relacionados con la terminación de la reserva de óvulos que conlleva a una disminución importante de estrógeno, que implica varios cambios físicos, incluida la mayor disposición a almacenar grasa que producen la formación de coágulos intra arteriales y el desarrollo de trastornos en el metabolismo de los huesos. Adicionalmente, se produce resequedad excesiva de la vagina y el enjutamiento o reducción de tamaño de los órganos sexuales pélvicos.

Tradicionalmente se ha recurrido a tratamiento con estrógeno para equilibrar el organismo, pero se ha comprobado que su consumo estaría relacionado con cáncer uterino entre 5 y 14 veces más, en mujeres que no recurren a éste tratamiento. El riesgo a presentar tales enfermedades aumenta de acuerdo con el número de años de tratamiento con estrógeno, según estudios realizados al respecto. Se puede recurrir a éste tratamiento cuando existen serias complicaciones internas, pero en todo caso no detiene las consecuencias propias de la menopausia, en tanto es imposible detener el paso del tiempo.

Las consecuencias producidas por el desajuste hormonal están relacionadas con la inestabilidad en el sistema vasomotor y por ello los cambios intermitentes en el diámetro de los vasos sanguíneos, permiten que fluya más sangre por todo el cuerpo, produciendo alto nivel de calor de repente o bochornos o menos sangre en algunas zonas vasculares, que puede durar de un segundo a varios minutos y repetirse varias veces al día. Mientras que los bochornos de poca duración pueden deberse a los efectos físicos de los cambios de temperatura, al consumo excesivo de alcohol o a los efectos psicológicos del enojo o la angustia.

Otros síntomas físicos que se producen en ésta época son la fatiga, mareo, dolor de cabeza de tipo migraña, dolor del cuello y de las glándulas mamarias, insomnio, deseo excesivo de dormir y depresión.

La intensidad, duración y características de la menopausia, pueden varar de una mujer a otra, dependiendo de las características de personalidad y factores ambientales como sus patrones de crianza y cultura, además del manejo que se haga de las presiones incidentales.

Esta es una época en la que se está muy sensible, se puede alterar el estado de ánimo y resquebrar el auto concepto debido a que hay mayor tendencia a subir de peso y a cambiar de aspecto. De allí la importancia de aprender a cultivar desde la adolescencia el valor, la estima y el concepto por sí mismas. A disfrutar sanamente cada etapa de la vida, a disfrutar ser mujer.

Comprensión sin actuación

De acuerdo con las dinámicas familiares y con el estilo de comunicación usted podría decidir asumir una posición tranquila en cuanto que ya conoce las características de la menopausia y está segura que ahora, habiendo reconocido nuevamente las características de la adolescencia, comprende a su hija en toda su dimensión al punto de ayudarle en la interacción diaria a conocerse ella misma y que está en posibilidad de auto controlarse cuando surja alguna situación crítica en la interacción familiar.

Comprensión con actuación

Genere la oportunidad para poder hablar con su hija abierta, clara y tranquilamente sobre la situación, empleando los términos adecuados y precisos. Es importante que le permita expresar sus pensamientos y sentimientos al respecto y que usted también tenga la oportunidad de hacerlo, esto ayudará a que haya una mayor compenetración y comprensión mutua.

Acuerden con su hija, aquellos aspectos en los que ambas esperan mayor colaboración y comprensión y en los que se requiere autocontrol emocional.

Establezcan en conjunto las actividades que podrían compartir juntas para reencontrarse y sobrellevar sanamente los cambios que se suceden en ambas, como, deporte, actividades recreativas u otras.

Afronte la situación, no la desplace en el tiempo, ni recurra a la realización de tantas actividades que no tengan tiempo de afrontarla. El diálogo y la reflexión son muy importantes.

Trate de controlar los pensamientos negativos que presenta hacia usted misma, inmediatamente piense en sus fortalezas, cualidades y descubra lo valiosa que es. En la medida que usted esté bien, su hija estará mejor.

Apoye el auto concepto de su hija y exprésele genuinamente el amor que siente por ella, resaltando los aspectos positivos y sus ejecuciones exitosas y apoyándola en la superación de las dificultades, reencausando las auto percepciones negativas que pueda tener de sçi misma. Recuerde, Usted, mamá es la persona mías importante para su hija. Esto la hará sentir más valorada y segura de sí misma. Usted misma, se sentirá mucho mejor. Es importante que programen visitas y controles médicos de manera que se tomen las medidas pertinentes cuando sea necesario.

Si cuentan con otras personas en la familia, como hermanos y esposo, cree la oportunidad para hablar con ellos y explicarles las características de la etapa de la vida por la que su hija y usted están pasando, de manera que ellos las comprendan e incluso asuman mejor actitud.

Recuerde que ni la adolescencia, ni la menopausia son una enfermedad, son parte del proceso normal de la vida y hay que asumirlas de la manera más natural.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica: Acuda cuando

Le es muy difícil convivir en esas condiciones.

A pesar de conocer sobre el tema la situación está interfiriendo seriamente con sus actividades familiares, sociales y laborales.

Las relaciones familiares se han deteriorado y no lograr organizar la situación armónicamente.

Percibe que su hija y o usted presentan un auto concepto muy bajo y no sabe cómo superar la situación.

Sospecha o es evidente que su hija está presentando características de la anorexia o la bulimia.

La atención psicológica implica total confidencialidad y el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que las personas estén en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto, de la persona y de sus expectativas. Usted puede decidir en conjunto con su hija y familia, si prefieren asesoría cara a cara o virtual y si prefiere ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que les puede ayudar a cubrir los vacios que experimentan y a comprenderse mejor como personas.

Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Usted esta aqui: Inicio