Spanish English
Idiomas

Portapaz

Tengo pavor a cruzar puentes peatonales y necesariamente debo hacerlo, ¿qué hago?

E-mail

Preparándose

A pesar que muchas personas no se atreven a confesarlo este tipo de pavor o fobia a las alturas es muy común, pero puede estar tranquila ya que la situación es relativamente fácil de superar siempre y cuando se someta a tratamiento el cual necesariamente implica atención psicológica cara a cara.

Por lo pronto es muy importante que controle las ideas que pasan por su mente cuando piensa en ello, antes de subir al puente y en el momento de cruzarlo, es recomendable por lo pronto que cruce los peatonales acompañada por alguien de confianza que le ayude a verbalizar frases reales y positivas sobre la situación.

Profundizando en el tema

Se trata de una fobia simple denominada acrofobia, miedo a las alturas, cuyo foco de miedo o pavor como lo llama usted son las alturas, el miedo a caer y la experiencia de mareo e incapacidad para caminar en cuanto se experimenta una sensación de congelamiento que impide moverse.

Las fobias son una clase particular de los trastornos que tienen como base importante la ansiedad, en las que se experimenta un miedo desproporcionado al aparente peligro que suponen las circunstancias que lo generan originado en las ideas distorsionadas que se tienen sobre la situación. El miedo puede estar más allá del control voluntario por lo cual la persona queda paralizada, casi sin posibilidad de moverse y la persona evita vivir la situación, llegando al punto que sólo pensar en ello le genera ansiedad.

El contenido cognitivo del pensamiento fóbico es el componente más importante de las fobias y está representado por un miedo inminente a perder el control, caerse, desmayarse y hasta perder el control de esfínteres.

Las causas de las fobias están asociadas al aprendizaje por asociación (condicionamiento clásico), aprendizaje por modelamiento y la predisposición fisiológica.

Una fobia es un miedo desproporcionado a hechos como salir a la calle, estar en espacios pequeños o trasladarse en alturas como el caso del cruce de peatonales. Tales miedo son aprendidos y generados por la persona al punto que asocia el hecho de cruzar el peatonal con el pensamiento de que algo anda mal como por ejemplo sentir que las piernas le flaquean, que se marea, que no puede caminar, dando como resultado una experiencia realmente espantosa, toda originada en su mente.

De manera que la sensación de incomodidad física se asocia con el hecho de tener que cruzar el peatonal. La reacción física a tales asociaciones son del todo predecibles, las ideas originan imágenes de la situación con un gran impacto psicológico dando lugar a respuestas físicas rápidas e intensas que ponen a la persona en una situación de indefensión. En la medida en que la mente de la persona se concentra en las respuestas corporales se intensifican los miedos que se sientieron en el pasado y se intensifican los pensamientos catastróficos atemorizantes que mantienen la conducta de miedo. Es un círculo entre pensamientos y respuestas corporales, así que las fobias se cultivan y se mantienen por las consecuencias y por el origen cognitivo que las producen.

Las fobias se pueden generalizar a otras situaciones como subir en ascensor visible la calle, montar en la rueda de chicago, subir en escalera eléctrica y otras eventualidades.

La conducta de evitación suele presentarse en las personas que experimentan fobias. El sentimiento de seguridad se asocia con el hecho de quedarse en la casa y no evitar salir o tomar otras alternativas diferentes a la que ocasiona el miedo como preferir cruzar la avenida llena de tráfico a pesar que sea mucho más dificil y realmente peligroso.

Otra característica es la ansiedad anticipatoria, relacionada con la creciente y desagradable idea de tener que cruzar el puente y a exponerse a la vergüenza, se produce más miedo, más ansiedad, las horribles consecuencias se producen en la mente hasta generar pánico, causante de todos los síntomas que se espera evitar por lo cual la persona se mantiene alejado de la situación.

Además de los síntomas descritos la mayoría de las personas que experimentan fobias tienen baja confianza y autoestima, casos en los que los demás creen que se trata de una conducta que fácilmente se podría superar y tienden a presionar a la persona, situación que muchas veces les ocasiona vergüenza y sentimientos de culpabilidad por no ser capaces de remediarlo.

En síntesis puede decirse que una fobia se aprende y se desarrolla en la medida en que se experimenta.

Comprensión sin actuación

Puede darse cuando usted a pesar que ha comprendido que es una situación real y entiende de qué se trata porque las características descritas coinciden con lo que experimenta, no se atreve a hacer nada para evitar experimentar esa angustia. Sin embargo, debe quedar claro que usted necesita ayuda profesional, recuerde que cabe la posibilidad de que presente este tipo de conducta ante otras situaciones con lo cual se agravaría el problema.

Comprensión y actuación

Cuéntele a alguien de confianza la situación que experimenta y pídale que la acompañe por atención psicológica, seguramente esa persona le comprenderá y le hará sentir que cuenta con ella para superar la situación.

Es importante que identifique sus acciones positivas relacionadas con la situación fóbica y que practique autoafirmaciones positivas, ideas positivas de sus capacidades de desplazarse.

Practique la relajación dirigida.

Acuda por atención psicológica y siga el tratamiento estrictamente. Usted logrará superar la situación. Compruébelo.

Controle sus pensamientos, es posible hacerlo si se lo propone y es persistente, lo logrará, usted tiene todas las posibilidades y capacidades.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica:

Este es un caso en el que se hace indispensable un diagnóstico certero de manera que su esposa pueda recibir el apoyo profesional oportuno y acertado.

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que las personas estén en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. Usted puede decidir en conjunto con su pareja si prefieren ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a cubrir los vacios que experimentan y a comprender mejor las situaciones. Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Estamos para brindarte la atención profesional que requiera. Decida ahora, haga Click en la opción que prefiera.

Comentarios 

 
+2 #1 Ricardo jose 23-03-2011 10:13
Eso es espantoso, una cosa es contarlo y otra sentirlo, yo lo superé con ayuda de un profesional y hoy es cosa del pasado.
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio