Spanish English
Idiomas

Portapaz

Un trabajador que no fue afiliado al sistema de seguridad social en salud, y sufre una enfermedad grave ¿Qué acción debe tomar?

E-mail
En primer lugar es preciso recordar que sobre seguridad social son diversos los temas a tratar, en este sentido en una entrega anterior ya habíamos referido someramente algo atinente a este tema álgido y neurálgico en un país en dónde se ha desnaturalizado y deshumanizado derechos de primera línea como la salud, (lea artículos relacionados), es por eso que hemos querido extender nuestras entregas para tratar de dar respuesta a sus inquietud en lo que atañe al sistema de seguridad social en lo que respecta a ARP, EPS y Fondos de Pensiones; así pues será esta la primera de cuatro entregas que tratarán estos temas de vital importancia por cuanto entraña nuestros más fundamentales derechos.

Ahora bien, pasando a nuestro tema central en la presente entrega, puntualicemos que es obligación del empleador, según lo consagrado en el numeral 1º del artículo 161 de la ley 100 de 1993, inscribir en alguna EPS a todas las personas con quienes se tenga alguna vinculación laboral de cualquier tipo, ya sea verbal o escrita, temporal o permanente.

Así mismo, la Corte Constitucional ha dicho en uno de sus pronunciamientos jurisprudenciales: “(…) la seguridad social para los trabajadores y sus familias no es una dádiva del patrono ni algo que dependa de su libre voluntad, sino un derecho inalienable de aquéllos, que hace parte de las condiciones dignas y justas que deben rodear las relaciones de trabajo, lo que significa una correlativa y perentoria obligación de todo patrono, quien no puede eludir la afiliación de sus empleados al sistema contemplado en la ley, desde cuando principia el vínculo laboral en cualquiera de sus formas. Por eso -ha dicho la Corte-, la omisión del patrono implica que él asuma, de su bolsillo y de manera total, los costos que genere la atención de la salud del trabajador y, por supuesto, también de manera integral, la de la familia de aquél, que ha debido ser beneficiaria de los servicios correspondientes. También -claro está- en el expresado evento debe el patrono cancelar todas las cuotas dejadas de consignar a título de aporte, desde el primer día del vínculo de trabajo (…).

De lo anterior se desprende que el empleador tiene a su cargo responder con su propio patrimonio por los gastos por conceptos de salud que ha debido sufragar el trabajador, cuando el llamado a cancelarlos es el empleador, en el caso de que el empleador no afilie a sus trabajadores o no pague oportunamente las cotizaciones a la correspondiente entidad de seguridad social.

En este sentido y a efectos de hacer efectivos sus derechos el trabajador debe acudir a entablar en contra del empleador una Demanda Ordinaria Laboral, según lo estipulado en el capítulo XIV del Código Procesal del Trabajo y la Seguridad Social.

Respecto de la competencia para conocer de esta demanda, de conformidad con el artículo 2º de la ley 712 de 2001, estará a cargo de la jurisdicción ordinaria laboral, que resolverá todas las controversias referentes al Sistema de Seguridad Social Integral que se susciten entre los afiliados, beneficiarios o usuarios, los empleadores y las entidades administradoras o prestadoras, cualquiera que sea su relación jurídica y de los actos jurídicos que se controviertan; no obstante, debe tenerse en cuenta que para establecer la competencia del juez ante el cual ha de instaurarse la demanda es menester establecer elementos como la cuantía del proceso y el domicilio del empleador que nos permite saber en qué lugar debe interponerse la misma

La demanda aludida deberá establecer como pretensiones principales que se declare:

1. Que el empleador incumplió con su obligación de afiliar al trabajador al sistema de seguridad social en salud.

2. Que como consecuencia de lo anterior, se ordene al empleador la afiliación inmediata del trabajador al Sistema de Seguridad Social en salud.

3. Que se ordene al empleador el pago de los aportes al Sistema de Seguridad Social dejados de pagar durante el tiempo que lleva ejecutándose el contrato de trabajo.

4. Que mientras se cumplen los trámites correspondientes y comienza la efectiva prestación de los servicios, asuma por cuenta propia todas las contingencias de salud del trabajador y de su familia.

5. Que se ordene al empleador el reconocimiento y pago al trabajador de los gastos sufragados por concepto de servicios médicos.

Finalmente y a efectos de obtener una asesoría para cada caso en concreto será preciso que se consulte un abogado preferiblemente especialista en derecho laboral quien le brindará las pautas específicas según las variables de la situación puntual, respecto del aspecto procedimental que debe seguirse, sobre todo si los respectivos descuentos de nómina se realizaron tal como si existiera la afiliación, en cuyo caso cabrán entre otras sanciones penales en contra del empleador.

 

Comentarios 

 
+1 #1 oscar 16-05-2012 15:37
esta muy bien planteado felicitaciones
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio