Spanish English
Idiomas

Portapaz

Mi pareja cree que el apetito sexual aumenta con afrodisíacos, Eso ya me aburre y no sé como manejarlo. ¿Qué hacer?

E-mail

Contextualización

La vida sexual en pareja es muy importante en tanto es uno de los aspectos que ayuda a mantener y armonizar la relación. Muchas personas buscan recrear y ambientar la relación sexual con el ánimo de mantener la satisfacción que les produce el acto sexual y por ello recurren a pensar en alternativas que les estimule y les facilite su respuesta sexual como los afrodisiacos, sin detenerse a pensar sobre las reales causas e intereses alrededor de la relación con su pareja.

Teniendo en cuenta que son sustancias invasivas del cuerpo y que la falta de interés sexual puede estarse originando en otro tipo de circunstancia ajena a lo orgánico, es importante conocer acerca del tema.

Profundizando en el tema

El término afrodisiaco significa apetito sexual y se origina en la palabra Afrodita: diosa griega del amor, la belleza y la fertilidad nacida de la espuma del mar fecundado por Urano. Dentro de los afrodisiacos se encuentran: los alimentos, los fármacos (alcohol, cocaína, marihuana, LSD) y las hormonas.

Los alimentos afrodisiacos son aquellos que la gente cree, que tienen el poder de despertar el apetito sexual. Hacen parte de las tradiciones populares en algunas regiones más que en otras y en algunas culturas son más predominantes. Hay alimentos que tienen fama mundial de ser afrodisiacos, porque se creen que están compuestos por sustancias que estimulan el apetito sexual. La idea que los alimentos poseen características que despiertan o mantienen el vigor sexual, al parecer esta relacionada con dos situaciones: la primera es lo poco común que sea el alimento y la segunda es la asociación que se hace del alimento con el aspecto de los órganos sexuales. Dentro de los alimentos que se cree tienen componentes afrodisiacos están los mariscos, las ostras, el plátano, los testículos crudos del toro, el apio, el ají, aunque depende mucho de las tradiciones del lugar donde se viva.

Aunque no se debe desconocer, que algunos alimentos dado el contenido calórico proteico pueden activar un poco a quien lo consume, no necesariamente la activación de esa energía calórica esta relacionada con la actividad sexual.

En materia de recursos para el goce de la actividad sexual, es muy difícil para el común de la gente discriminar entre la fisiología de la respuesta sexual natural y la influencia de las tradiciones populares, además generalmente la gente no es experta en las propiedades de los alimentos y su influencia en el ser humano. De manera que creer que algún alimento influye en la actividad sexual esta más relacionada con la influencia del contexto cultural. Sin embargo, cuando la gente esta convencida de que los afrodisiacos influyen en su furor sexual, es a veces lo suficientemente intenso, para producir por lo menos por un tiempo, una elevación en el deseo sexual y el rendimiento sexual. Efecto que resulta siendo temporal y un éxito sexual atribuido a los afrodiasiacos, experiencia que es contada a otras personas que la reproducen, es decir la fuerza de la creencia se transmite de unos a otros.

Es necesario tener claro que después de consumir alimentos, la respuesta sexual en humanos disminuye de manera importante, especialmente si se trata de un alimento pesado para el organismo, debido a que éste dedica sus esfuerzos a procesarlos, dejando en un segundo plano la respuesta fisiológica del sexo, aunque por supuesto, dada la complejidad del funcionamiento corporal el deseo sexual no necesariamente desaparece. Existen investigaciones que demuestran que las personas obesas y que comen demasiado tienen dificultades en la respuesta sexual.

Parece ser que en los casos en que las personas cuyos organismos no producen suficientes sustancias calóricas o en quienes se hallan en estado de inanición, los afrodisiacos por sus altos componentes proteicos y calóricos podrían funcionar en cuanto que les eleva sus posibilidades de responder sexualmente.

Dentro de los fármacos, se encuentran el alcohol y las drogas prohibidas: morfina, cocaína, marihuna por la dependencia que generan y el daño que causan al organismo. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, que cuando se ingiere en gran cantidad, narcotiza, retarda los reflejos y dilata los vasos sanguíneos disminuyendo la capacidad sexual, especialmente en el hombre interfiere en la erección. Cuando se ingiere constantemente, aumenta la producción de una enzima en el hígado que destruye la reducción de testosterona. En algunas personas, especialmente en las mujeres, el alcohol funciona como excitador, haciendo que se desinhiban y relajen facilitando la excitación sexual al equilibrar las reacciones físicas deprimidas y aumentando su instinto sexual. Cuando la persona se excede en el alcohol y llega a un estado de embriaguez, lo más probable es que no alcance a culminar la relación sexual y se convierta más bien en un obstáculo.

Con la morfina, la cocaína, la marihuana y el LSD, funcionan desinhibiendo a la persona y cuando se ingieren en gran cantidad tienen el efecto opuesto. El efecto de la marihuana en el apetito sexual es muy bajo e indirecto. La marihuana provoca la percepción del tiempo haciendo que la persona crea tener un orgasmo más largo y prolongado. La marihuana es un perfecto fracaso como excitador sexual, ocasiona impotencia y ginecomastia en los hombres.

Las anfetaminas y la cocaína actúan como estimulantes del sistema nerviosos central, su uso no está en los componentes afrodisiacos que realmente no tienen, si en la liberación de controles sexuales. Como se sabe el uso continuo de estas drogas disminuye la capacidad sexual y genera graves e irreversibles daños al organismo.

Dentro de las hormonas, relacionadas con el deseo sexual están los andrógenos y el factor de liberación de la hormona luteinizante (LHFR) y la tiroxina. Los andrógenos aumentan el apetito sexual en hombres y mujeres, son hormonas masculinas que se producen en el organismo de ambos sexos y cuya secreción natural controla las reacciones libidinosas, con la ventaja que no provocan cambios en el comportamiento. Cuando hay deficiencia en la producción de andrógenos en los hombres se altera la potencia e interés sexual, de modo que su ingesta aumenta el deseo y la respuesta sexual, de lo contrario no tienen incidencia. La hormona luteinizante, es un péptido producido por el cerebro que ayuda a incrementar el deseo sexual, especialmente cuando el tratamiento con andrógenos no ha sido efectivo. La tiroxina, hormona para el tratamiento del hipotiroidismo y la depresión, incrementa el deseo sexual.

Qué hacer?

Dialogue abierta y francamente con su pareja sobre el asunto y de a conocer su punto de vista, permitiéndole que él también exprese sus sentimientos y pensamientos al respecto.

Analicen en conjunto como pareja la información sobre el tema, detallando las consecuencias y a partir de allí tomen decisiones al respecto.

Acudan al médico para valoración, es probable que pueda existir un desarreglo que este incidiendo en el apetito sexual.

Evalúen los ambientes que rodean la relación sexual y en general evalúen en pareja el ritmo de trabajo, el estilo de comunicación y la vida social. Un aspecto importante a tener en cuenta es la edad en que se encuentran, porque quizás se esté próximos a la menopausia o atravesándola.

Orientación psicológica

La eliminación de las tensiones, el manejo asertivo de los conflictos emocionales y tensiones relacionados con la sexualidad, contribuye mucho más en la estimulación sexual, que cualquier afrodisiaco, alimento, fármaco u hormonas, es decir, que los inhibidores temporales de los impulsos sexuales se superan más fácil y de manera más segura y sana con apoyo psicológico, que permite liberar las tensiones o aprender a tener control sobre las situaciones y ser reales facilitadores para la respuesta sexual satisfactoria.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a cubrir los vacios que experimenta y a comprender mejor las situaciones por las cuales está atravesando su vida sexual y le permite encontrar equilibrio y gozo en una verdadera y genuina relación de pareja.

Comentarios 

 
0 #1 Pedro Nel P. 28-02-2011 11:55
Ojo, cualquier uso de sustancias para este fin es de consecuencias negativas para la salud. en la mayoría de los casos se produce dependencia difícil de controlar. Es mejor investigar las causas de la inapetencia sexual y corregirlas. pueden ser psicológicas u orgánicas.
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio