Spanish English
Idiomas

Portapaz

Mi mamá es viuda y vive con nosotros, pero está entorpeciendo mi relación matrimonial. ¿Qué hago?

E-mail

Contextualización

La conformación de una familia implica no sólo la presencia del amor, de intereses compartidos, del deseo de construir un futuro. En su dinámica van emergiendo las formas de ser y de hacer las cosas de manera conjunta, donde la intimidad y la confianza son fundamentales para el tejido familiar. Aparecen normas y formas de realizar las actividades desde las más sencillas y domésticas, hasta la toma de decisión en asuntos trascendentales. Cuando aparece una tercera persona, independientemente de quien sea se altera la dinámica familiar, Si esa persona es un familiar, especialmente la mamá de un de los cónyuges, las cosas pudieran variar al punto de llagar a un rompimiento si no se establece claridad en los límites de la convivencia.

Profundizando en el tema

La pérdida de un ser querido con quien se ha compartido gran parte de la vida en tanta intimidad y compromiso como la que se logra en una relación matrimonial estable y de larga duración, es una situación muy impactante para el miembro de la pareja que logra sobrevivir. Si la pérdida es reciente, su mamá y quizás usted estén pasando por un periodo de elaboración de la pérdida que puede ser asumido de manera diferente por cada uno, según los propios recursos personales con que se cuente.

La elaboración de una pérdida conlleva un proceso de varias etapas: estado de shock, negación, crisis, aceptación y adaptación, su duración puede ser diferente de una persona a otra, siendo necesario generar la crisis cuando ésta no se ha presentado. La fase de shock, es el estado de ¨congelamiento¨ cuando la persona recibe la noticia de la pérdida y esta impactada por la noticia a un punto que le es difícil reaccionar conscientemente. En la etapa de negación que le sigue la persona, no es capaz de asumir la realidad de la pérdida, le cuesta trabajo creer que la otra persona ha muerto y niega que el hecho haya sucedido. La fase de crisis, es aquella en la cual la persona ya es consciente de la perdida y hace el duelo a través del llanto, los recuerdos vienen a su mente inconteniblemente, entra en depresión, algunos dejan de comer, de dormir bien y de realizar las actividades cotidianas de manera corriente. Una vez superada esta etapa viene la aceptación, cuando la persona ya esta conforme con la ausencia de la persona y posteriormente logra adaptarse al medio.

Para algunas personas más que otras, la situación puede ser muy penosa, especialmente cuando estaban muy apegados, compartían demasiado tiempo y actividades y existía un verdadero compromiso de amor. El cual se ve acrecentado cuando la persona no realizaba actividades laborales, académicas, deportivas, familiares o de otra índole hacia las cuales pudiera recurrir para ocupar el tiempo. Así que es posible que la sensación de abandono y soledad se hagan presentes, más aún cuando las personas han salido de su casa y se ven sometidas a compartir espacios con personas que si bien son amadas, tienen una vida organizada de manera diferente como corresponde a cada hogar. Con lo cual la llegada del extraño, en éste caso la mamá entra a alterar la dinámica del círculo familiar, sin proponérselo y sin que existan malas intenciones.

Si la mamá del cónyuge que vive en la casa es una persona de la tercera edad, será también necesario dedicarle tiempo, con amor y paciencia para atender no sólo sus intereses, sino también su condición de salud. De modo que ese compromiso de retribuir a los padres el amor, debe saber hacerse y saberse pactar tanto con el cónyuge como con la suegra. Hay familias que logran hacerlo y en lugar de ser una obstrucción en la vida familiar, resulta ser un gran apoyo.

Una muy buena dosis de amor, comprensión y paciencia deberá acompañar la decisión de tener a mamá en casa. Aprender a conocerse y a tolerarse es otro punto fundamental para las relaciones armónicas.

Comprensión con actuación

Muy pronto y asertivamente, en el lugar adecuado, en el momento adecuado, de manera tranquila y muy respetuosa, hable con su mamá y hágale ver, a pesar que ella ya lo sabe, que ese es su hogar, constituido por su esposo(a) e hijos(as) que allí hay unas formas de convivencia y unos acuerdos tanto explícitos como implícitos en los que únicamente pueden intervenir ustedes como padres. Hágale claridad sobre la importancia de no anteponer sus ideas acerca de cómo llevar el hogar, la relación de pareja y las normas de casa. Dígale que a pesar que no sea fácil para ella algunas cosas tan diferentes quizás a como ella manejaba el hogar, esta es su casa y que ella se debe someter al modo de vida de la misma. Dígale y hágale sentir su amor y exprésele que ustedes la aman, pero que es necesario que respete la dinámica del hogar tanto a nivel de su comunicación verbal y comportamiento, porque de lo contrario se vería en la necesidad de ubicarle un lugar donde ella se sienta muy bien y asegurar que su familia no se vaya a destruir.

Si su mamá acepta las condiciones, en conjunto con su pareja y decidan en conjunto con ella, en qué cosas ella pudiera colaborarles y donde serían de gran apoyo sus respetuosas y oportunas sugerencias y consejos, sin entrar en conflicto.

Ayúdele a su mamá a redescubrir sus aficiones e intereses y apóyela para que los pueda practicar, ello le copará la mente y el tiempo de manera sana.

Apoye a su mamá para que se vincule a grupos de su edad y comparta más tiempo fuera de casa, de manera que tendrá sus propias distracciones. Si la situación continua luego de un tiempo prudencial de poner en cursos los acuerdos, busque con su mamá alternativas de traslado a otro lugar, lo cual quedará más sencillo si tienen otros hermanos y entre todos buscan las mejores opciones.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica:

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que las personas estén en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. Usted puede decidir en conjunto con su mamá, si ella prefiere asesoría cara a cara o virtual y si prefiere ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a su mamá a cubrir los vacios que experimenta y a comprender mejor las situaciones. Puede hacer parte de la asesoría psicológica o puede ser independiente de ella de acuerdo con su sistema de creencias.

Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Estamos para brindarte la atención profesional que requiera. Decida ahora, haga Click en la opción que prefiera.

Comentarios 

 
0 #1 Rosa Mendez 03-02-2011 11:08
:sad: Les cuento que yo no supe manejar esa relación y perdí mi hogar después de 20 años de convivencia. Esto es muy delicado y requiere de mucha paciencia. suerte.
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio