Spanish English
Idiomas

Portapaz

Mi jefe sufre ataques de ira y ya me tiene al borde de la renuncia, ¿qué hago?

E-mail

Analizando el problema

La ira es una de las emociones características de la naturaleza del ser humano y es bíblico: Airaos, pero no pequéis¨, lo cual significa que la ira es lícita, es propia de nosotros y nosotras, pero, que es necesario controlarla para no dañarnos a nosotros mismos, ni a otras personas sean ellas cercanas o extrañas. En todos nosotros como especie humana habitan las emociones, los afectos y las pasiones y en cualquier momento dependiendo de cómo procesemos los eventos familiares, amorosos, sociales, laborales, económicos o de otro orden, puede presentarse un episodio en forma de ira. La ira puede o no ser controlada y dependiendo de ello las consecuencias serán positivas o negativas hacia nosotros mismos y hacia las personas que nos rodean. Sócrates dijo una vez a su esclavo: ¨te azotaría si no estuviera enfadado¨, con lo que mostró un gran control de su irá, no daó a otro, aun estando enfadado.

Profundizando en el tema

La ira es propia del ser humano, con ella se logra ¨perder la razón¨ transitoriamente, por esto, en el ámbito de la psiquiatría la han llamado ¨locura breve o transitoria¨. No existe pasión sobre la cual la ira no predomine a excepción del amor. La ira está vinculada a los instintos primarios del hombre que buscan la destrucción y el desagravio, razón por la que Freud la relacionó con los instintos de muerte o instintos tanáticos. Hace parte del instinto de conservación y surge como un mecanismo defensivo de los intereses de la persona al defender los bienes, la honra, la vida, el amor… en fin, cualquier causa puede ser el desencadenante de la ira, todo depende de cómo la persona misma asuma las situaciones de la vida y el carácter de gravedad que tengan para él o ella.

La ira hace parte de los diversos estados de la afectividad humana que se clasifican en estados de ánimo, sentimientos, emociones y pasión. Es un estado pasional, entendido como reacciones afectivas de gran intensidad y larga duración que llegan a deformar las ideas del sujeto, cambiando su comportamiento. Aquí la persona sobrevalora las ideas y juicios de acuerdo con su estado pasional, con facilidad se establece una idea sobrevalorada cargada de afectividad que comienza a regir su pensamiento en forma de un intenso estado, por tratarse de un fenómeno afectivo, produce alteraciones somáticas, psicológicas y endocrinas.

Las alteraciones somáticas comunes que fácilmente pueden conducir a un estado de postración de quien padece la ira son:

A nivel facial se puede observar ceño exageradamente fruncido, semblante turbado, pueden presentarse exoftalmos y enrojecimiento de los ojos, en ocasiones hay espuma en la boca, los músculos faciales están profundamente tensos, los dientes apretados, excesivo sudor, la piel puede enrojecer o estar lívida.

El discurso es entrecortado, altisonante o tembloroso y poco coherente, la lengua se enreda en la boca o a veces hay mutismo.

Presenta manoteo incontrolado y llega a golpear los objetos cercanos en señal de querer agredir a la persona objeto de su furia, se puede presentar la parálisis y la poli erección en los casos más extremos cuando se trata de hombres, por supuesto. En esta situación puede auto agredirse al tratar de auto contener el golpe hacia otro.

Llanto excesivo y descontrolado, muy frecuente en mujeres.

Hay opresión torácica con respiración jadeante y taquicardia. En ocasiones la persona puede creer que le va a dar un infarto.

Los movimientos pueden ser incoordinados, ir y venir, pero ante una ira intensa, puede haber inmovilidad.

Los esfínteres pueden relajarse y en estados graves de ira hay micción y defecación involuntarias.

Se puede llegar posteriormente a perder el sueño y el apetito.

Alteraciones psicológicas:

Las principales alteraciones que se presentan tienen como origen la aceleración de los procesos sensoperceptivos, que se expresan de las siguiente formas:

Obnubilación de la conciencia: están relacionadas con la sobrevaloración de las situación al magnificar el juicio acerca de la misma, que conducen a la reducción de la comprensión al hacer presentar ideas irracionales, descalificadoras y catastróficas. Lo que configura un pensamiento distorsionado que obnubila la conciencia.

Impulsividad: Presentación de actos sin pensar las consecuencias de los mismos derivado de los pensamientos distorsionados.

Automatismos: Realización de casos que están configurados en sus esquemas de conducta sin que posteriormente la persona recuerde cómo los realizó. Se asemejan a las ausencias que presentan los epilépticos.

Aumento de la propia dignidad, con sentimientos de indignación o rebelión.

Aumento de la autoconfianza, el valor y el deseo de acción.

Obstinación.

Pérdida de la memoria y la conciencia.

Alteraciones endocrinas: Se presenta aumento de la noradrenalina, aumento de la glucosa circulante y aumento de los neurotransmisores.

Otras alteraciones fisiológicas son: aumento del ritmo cardiaco, aumento del ritmo respiratorio, sudoración.

La ira se pude expresar en dos formas:

Aguda: Aquí sus manifestaciones se hacen sentir directa e inmediatamente; generalmente la respuesta es reactiva a un estímulo sorpresivo que afecta al ofendido de forma impactante.

Crónica: Es la ira de respuesta tardía y más grave, por ser más racional. Es la ira encubierta y más dañosa.

Dentro de las causas de la ira se pueden mencionar entre otras las siguientes: celos, patriotismo, fanatismo, coraje, venganza, intolerancia, ambición, avaricia, envidia e indignación.

Hay una clase de ira denominada ira patológica, que es ocasionadas por desarreglos propios de enfermedades mentales como en las psicopatías, los estados demenciales y otras.

La ira expresada en el ambiente laboral puede ser manifestación de problemas personales familiares que la persona no logra canalizar adecuadamente o puede ser en sí misma una expresión real provocada por situaciones laborales que la persona hace manifiesta ante el no cumplimiento de expectativas de desempeño propias o ajenas, ante dificultades de interacción o problemas de productividad y/o económicos. Pero sea cual sea la razón la presentación de la conducta presenta las características ya señaladas. Lo que trae como consecuencia:

  • El deterioro de las relaciones laborales
  • El bajo desempeño propio y de subalternos
  • El estrés laboral
  • Bajo nivel de productividad
  • Dificultades de salud.
  • Aislamiento social.
  • Pérdida del empleo.

Comprensión con actuación

Es muy importante que usted mantenga la calma, ya que como subalterno tiene una posición clave para lograr que su jefe se tranquilice y le evite incluso cometer un error que le pueda traer consecuencias negativas. Analice las características de la situación y determine que sucede antes y qué sucede después de los episodios de ira, es posible que se puedan modificar los antecedentes y los consecuentes de manera que se minimice o desaparezca la conducta de ira. Revise si es posible con base en este análisis, hacer modificaciones conjuntas en la forma de operar en el trabajo de manera que se mejoren las condiciones.

Trate de hablar con su jefe y manifiéstele lo incómodo e inconveniente que resulta para todos la situación, de no ser posible acuda por ayuda a la unidad encargada de estas situaciónes en su lugar de trabajo, siempre manteniendo el profesionalismo para el tratamiento del asunto, de manera que todos ganen. Si la situación es inaguantable y si es posible, según el tamaño y la dinámica de la empresa, solicite traslado a otra unidad de trabajo. Usted puede sugerirle a su jefe e incluso aplicarlo a usted misma, si es que ya no lo hace, el practicar deporte es una muy buena alternativa para dar salida a la ira contenida, ya que relaja y distensiona, también es bueno,  dedicar tiempo a practicar un hobbie o realizar actividades sociales.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica:

Acuda cuando Le es muy difícil trabajar en esas condiciones.

A pesar de conocer sobre el tema la situación está interfiriendo seriamente con sus actividades laborales e incluso sociales y familiares.

La productividad laboral ha bajado ostensiblemente.

La atención psicológica abarca la atención individual, grupal o empresarial en los diferentes ámbitos y dimensiones individuales y empresariales que inciden en el rendimiento laboral, productividad empresarial y en el ambiente laboral, que incluyen desde asesoramiento en los procesos de selección de personal, análisis de puestos de trabajo y perfiles, capacitación y desarrollo de competencias personales para el mejoramiento del ambiente laboral en pro del bienestar humano y la productividad.

Usted puede decidir en conjunto con sus empleados si prefieren atención individual y/o grupal según sea la problemática.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a cubrir los vacios que experimentan las personas y a comprender mejor las situaciones.

Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Comentarios 

 
0 #1 C.A.R. 07-01-2011 09:50
Yo sufrí constantemente la humillación y mal genio de mi jefe, desgraciadament e por la necesidad tuve que aguantarlo. Afortunadamente la empresa se dio cuenta y lo sacaron, pero fueron 5 años de calvario.
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio