Spanish English
Idiomas

Portapaz

Buenos profesionales

Acerca de las respuestas ...

Las respuestas a preguntas formuladas, son contestadas por profesionales de diferentes áreas que dan una orientación en cada caso mostrando las diferentes alternativas a seguir. No son una solución definitiva, sino una guía que orienta, calma la ansiedad del momento, tranquiliza y traza caminos en búsqueda de soluciones definitivas y exitosas a problemas que nos agobian y que por su naturaleza nos hes difícil comentarlos con cualquiera.

Estoy fumando mucho, he tratado de dejarlo, pero no lo logro, ¿existe una forma efectiva para dejarlo?

E-mail

Introduccion

En todos los casos de dependencia física o psicológica es recomendable como primera medida hacerse valorar por parte de un equipo profesional médico y psicológico que le pueda diseñar un programa adecuado de acuerdo con su biotipo y contexto individual y social.

Sin embargo, todo depende de usted misma, de la disposición y decisión real y genuina que tenga para dejar el cigarrillo, se conocen muchos casos que han dejado el cigarrillo con sólo una decisión y para siempre, pero se trata de personas que tienen una voluntad férrea, esa también podría ser su opción.

Ya ha dado el primer paso y es reconocer que tiene un problema y está buscando alternativas, pero no decaiga nuevamente en el intento, piense en que usted y los suyos merecen la mejor calidad de vida y un futuro saludable.

Profundizando en el tema

Un gran porcentaje de la población del planeta fuma y a pesar que se resista a creerlo la mayoría morirá de enfermedades causadas por el mal hábito del cigarrillo y si no ellos, si las personas más cercanas, los fumadores pasivos. Se cree si aunque sólo un 5% de personas dejara de fumar, éste sería un mejor lugar para vivir y no sólo por dejar el cigarrillo, sino por dejar de hacerlo en presencia de aquellos que no fuman.

Una colilla de cigarrillo necesita tretita años para degradarse, el planeta también sufre con su mal hábito de fumar.

Existen por lo menos dos teorías que explicarían la conducta de fumar. La primera psicológica, considera que le fumador asume el cigarrillo como un apoyo y la segunda, la médica, considera que el fumar es una adicción física a la nicótica.

Tabaquismo, es como clásicamente se llama a la conducta adictiva y dependencia psicológica del hábito de fumar, se origina como un aprendizaje social por imitación y el refuerzo social que se obtiene al hacerlo en muchos círculos donde el cigarrillo se convierte en un mediador o so pretexto de interacción social, es una forma de iniciar una conversación, de conocer a alguien. Pedir fuego, muchas veces encubre el deseo de conocer a alguien y es la oportunidad para mirar fijamente a los ojos y establecer contacto, son códigos sociales que para muchos se convierte en la oportunidad de una nueva relación, de promover proximidad física. Los códigos comunicativos alrededor de la conducta de fumar como buscar fósforos, pedir regalado un cigarrillo, aspirar aunque sea una bocanada y ofrecerse a apagar el cigarro, proporcionan una oportunidad para entablar relaciones sociales o afectivas. Que quizás de otra forma los fumadores no se atreverían a lograr.

El uso de las manos a la hora de fumar puede encubrir la ansiedad que experimenta la persona, justo al momento de dar una respuesta clave, o al decir algo muy importante, o al tomar una decisión definitiva, justo en ese momento, es la hora de prender el cigarrillo o de dar una nueva bocanada, como si con ello se le imprimiera énfasis o importancia a la situación. Se ha convertido casi en parte de los signos paralingüísticos, como la mirada, el manejo de las manos, el tono y el timbre de voz que se emplean para la mejor expresión de los contenidos verbales, se convierte casi en una extensión de la mano de las personas fumadoras.

Lo cual interroga acerca de sus estados de ansiedad, su autoconcepto, su independencia personal y la toma de decisiones espontánea. Los fumadores se han convencido falsamente que el cigarrillo les provee seguridad, tranquilidad, bienestar y manejan tales ideas para convencerse genuinamente de que no son adictos y que lo podrían dejar si quisieran. Y realmente lo podrían hacer si tuvieran la disposición y firme decisión de hacerlo.

Los hijos y familiares de los fumadores no logran entender la ¨esclavitud¨ a la que están sometidos los fumadores y no le encuentran lógica a las explicaciones y conducta agresiva que manifiestan cuando se toca el tema, lo cual contrasta con las pautas de crianza y equilibrio psicológico que dicen poseer y cómo andan prometiendo que lo dejarán, pero no logran hacerlo, porque en el fondo realmente no desean hacerlo.

Entre los adolescentes fumar es un medio para demostrar ser saciable y temerarios, de estar a tono, sólo que esta conducta ha llevado rápidamente en los últimos tiempos a pasar fácilmente a todo tipo de drogas con tal de experimentar nuevas sensaciones y de abandonarse al placer y de demostrar que están siendo independientes en relación con los adultos.

La publicidad también continúa encargándose de penetrar cada vez más en la mente de los fumadores y de conquistar otros nuevos fumadores, al trasmitir mensajes relacionados con el género. Incluso la asocian con escenas de la vida cotidiana y con otras más osadas que despiertan la imaginación y el deseo por fumar. Al mismo tiempo las normas permiten enviar mensajes contradictorios con la conducta de fumar como ¨el tabaco es nocivo para la salud¨, mientras que con los abonos del cigarrillo y el alcohol se patrocina la salud y la educación.

Esta situación da cuenta que el origen de la dependencia al cigarrillo está siendo mantenida por la misma sociedad de consumo y que en definitiva sólo tú con una voluntad férrea y una disposición a someterte a tratamiento estas en posibilidad de dejar de fumar.

Otras posturas psicológicas mencionan que el fumador experimenta placer sensorial al contacto con el cigarrillo, experimentar esa sensación de calor e irritación producida alrededor de los labios, boca y garganta se considera placeres importantes para los fumadores y a diferencia de otros placeres similares estas sensaciones serían las que mantienen la conducta de fumar y el hecho de que a pesar de someterse a tratamiento, decaigan con facilidad.

Pasando a las condiciones fisiológicas, puede decirse que el cigarrillo es preferido frente a otros productos similares de hierbas en la mayoría de los casos o se mezclan pero no se deja el cigarrillo debido a la dependencia de los fumadores a la nicotina. El humo alcalino de los cigarrillos y las pipas permite la absorción de nicotina a través de la mucosa nasal, sin la inhalación hasta los pulmones, mientras que el humor ácido de los cigarrillos pasa a través de los pulmones donde se absorbe la nicotina la que es introducida en el torrente circulatorio. Se ha probado que los fumadores son dependientes de la nicótica porque sigue prevaleciendo el cigarrillo corriente a aquellos que no tienen nicotina, popularidad de las marcas de cigarrillo con alto contenido de nicotina y la inhalación de cigarrillo como la mejor alternativa para inhalar nicotina.

Los resultados de laboratorio demuestran que la sangre y orina de los fumadores es tan alta que causa efectos en el cerebro. Debe saber que la nicotina tiene mucho parecido con la acetilcolina y que algunos receptores de éste neurotransmisor responden bien a la nicotina, pero luego logra fijarse con más fuerza a los receptores que la acetilcolina, Cuando el hábito se ha instalado los fumadores se realiza un estado de excitación de los receptores de la acetilcolina. Los estudios demuestran que al fumar se logra disminuir la estimulación cortical siendo menor la necesidad de fumar en las personas extrovertidas que en las introvertidas.

Cuando se interrumpe el hábito de fumar, por la necesidad de nicotina se causa el síndrome de abstinencia que incluye estado de inquietud, ansiedad, insomnio, irritabilidad, falta de de concentración y depresión leve, que pueden durar de dos o más semanas, por lo cual se convierte en una de las razones que los fumadores encuentran para seguir fumando.

Dentro de las enfermedades que produce el cigarrillo están el cáncer pulmonar, aunque los fumadores aseguran que nunca la adquirirán, también se encuentran las enfermedades circulatorias como el infarto y la arteriosclerosis, bronquitis crónica y el riesgo aumentado de úlcera gástrica. Dentro de los efectos secundarios están las disneas y la tos que concluyen siempre en enfermedades más graves.

Dentro de los tratamientos más comunes para eliminar el tabaquismo se encuentran: los métodos para sustituir nicótica de manera que no sea absorbida por el pulmón como el chicle de nicótica, los parches, que contienen aproximadamente la misma nicótica que un cigarrilo. Algunos efectos secundarios pueden son hipo, nauseas o úlcera bucales cundo el uso es excesivo. Se deben emplear bajo control de tres a seis meses, sin alternar con el cigarrillo..

Un método conductual que ha resultado efectivo para que algunas personas por lo menos reduzcan el número de cigarrillos es la programación., que consiste en fumar únicamente un cigarrillo en horas previstas a través de cronómetro con alarma a intervalos aleatorios y bajo ciertas circunstancias. Lo cual tiene el propósito de romper la relación entre el fumar y situaciones habituales reforzantes.

Otra técnica empleada bajo circunstancias controladas por el psicólogo experimental es la desensibilización encubierta efectuada con imágenes para crear asociaciones desagradables con el hábito de fumar. En situaciones de relajación se le invita a practicar la imaginería, es decir que piense que esta disfrutando un cigarrillo y seguidamente que se imagine en la cama de un hospital, respirando a través de una bala de oxígeno y alternativamente se le pide que piense cogiendo un cigarrillo y cogiendo un cubo lleno de alguna porquería. Para algunos funciona, para los que no, el próximo paso puede ser la habitación real de un hospital.

Existen otros tratamientos desarrollados grupalmente, similares al realizado para alcoholismo, para los cuales existen clínicas en algunos países. El tratamiento consiste en seis sesiones de dos horas, en cada una se enseña a las personas estrategias cognitivas y conductuales para dejar el cigarrillo.

Respecto al tratamiento puede decirse que no existe una técnica que sea totalmente efectivo por sí mismo, necesariamente se requiere de la voluntad, del deseo absoluto de querer realmente dejar de fumar, la decisión real de querer dejar el cigarrillo, de lo contrario todos los métodos convencionales pueden resultar inútiles. Contrario a lo esperado por los fumadores dejar de fumar de un momento a otro, en seco, sin volver a tomar otro cigarrillo es quizás lo más efectivo.

Comprensión sin actuación

Es posible que usted como fumadora habitual ya esté versada en el tema, lo comprenda totalmente, reconoce las implicaciones fisiológicas, psicológicas y sociales, pero prefiere no intentarlo porque encuentra una alta gratificación. Pero recuerde, su vida y la de sus seres queridos está en juego. El cigarrillo le está dañando la vida a pesar que insista en no reconocerlo.

Comprensión y actuación

Definitivamente le insistimos en dejar de fumar en seco, aunque no se descartan los demás tratamientos, le sugerimos las siguientes recomendaciones de manera que logre decidirse de una vez y para siempre:

Hágase realizar todos los exámenes médicos que le aconseje el especialista para que tome conciencia de la situación de riesgo permanente en que se encuentra.

Haga cuentas, cuánto dinero está quemando con el cigarrillo haga planes y empiece en invertirlo en algo realmente productivo, su salud.

Si tiene hijos y esposo y realmente los ama piense en el daño que les esta causando y en lo doloroso e injusto que sería para ellos tener que sobrellevar la enfermedad que le cause el cigarrillo.

Practique ejercicio diariamente exigiéndose cada vez más de acurdo con el control médico. Establezca rutinas saludables.

Consuma una dieta balanceada indicada por el especialista que le permita recuperar las funciones perdidas y los órganos que ya se encuentren afectados.

Usted que es mujer, tenga en cuenta la vanidad, el mejor perfume no es el olor del cigarrillo, este aroma a repela, aleja a las personas. A nadie le agrada conversar con alguien que a toda hora tiene aliento a cigarrillo.

Autocotrólese, autoexíjase, usted puede contrólese, para ello manténgase en tratamiento psicológico de manera que pueda desarrollar las habilidades necesarias para lograrlo.

Fíjese objetivos y cúmplaselos, no se defraude nuevamente, usted se merece un mejor futuro.

Enliste las actividades que puede realizar cuando experimente el intenso deseo de fumar y acompáñese de la persona o personas que le ayudarán a autocintrolarse.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica:

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que las personas estén en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. Usted puede decidir si prefiere ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a cubrir los vacios que experimentan y a comprender mejor las situaciones. Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.


Comentarios 

 
0 #1 Miguel Angel B. 28-12-2010 12:13
Fume 15 años seguidos y tome la decisión de dejar de fumar de un día para otro, nunca más volví a fumar, la motivación para dejarlo fue mi padre quien murió de 58 años de una una enfermedad pulmonar por fumar PELROJA toda la vida. Siempre que prendía un cigarrillo me acordaba del el y de su sufrimiento los últimos años de su vida. Creo es la mejor forma, retomar un caso de un amigo o familiar que haya sufrido las consecuencias de fumar.
Citar
 

Boletin Portapaz

Registre su correo y reciba boletines periódicos con las novedades de este portal.

Mas articulos ...

Usted esta aqui: Respuestas Temas Psicológicos Estoy fumando mucho, he tratado de dejarlo, pero no lo logro, ¿existe una forma efectiva para dejarlo?