Spanish English
Idiomas

Portapaz

¿Por qué será que a las mujeres les cambia el genio y se ponen imposibles cuando tienen el período?

E-mail
El estar dispuesto a ayudarla ya es un aspecto muy importante que influirá en el reconocimiento de los síntomas y en las acciones que tendría que usted como persona significativa para ella, realizar de manera que le pueda proveer el mejor soporte afectivo emocional que pueda necesitar.

Profundizando en el tema

Estos cambios en el estado de ánimo de las mujeres están directamente relacionados con el ciclo menstrual. Los cambios hormonales que se suceden mensualmente en las mujeres pueden afectar los umbrales conductuales cambiando la posibilidad que un estímulo determinado provoque una respuesta específica e inesperada en un contexto medioambiental particular. Los cambios hormonales juegan un papel importante en estas respuestas y pueden afectar el estado de ánimo, de manera que en las mujeres en ésta época, las hormonas hacen descender el umbral para la aparición de sentimientos y conductas no adaptativas para el contexto.

Esta alteración muy comúnmente vivida cada mes por la mayoría de las mujeres las afecta de manera diferente de acuerdo con su historia biológica, el aprendizaje social relacionado con el evento de la menstruación, con el estilo de pensamiento y el manejo de las cogniciones. A esta circunstancia se le ha denominado síndrome perimenstrual o premestrual (PMS). Pero, no se trata de una enfermedad por el hecho, se le dice síndrome al conjunto de signos emocionales y fisiológicos que lo caracterizan y que parecen estar relacionados. Se trata de una respuesta a un ciclo natural y no se conoce ninguna patología de base. Los estudios realizados a través de autoinformes correlacionados con datos hormonales y datos conductuales, han arrojado información referida a que independientemente las diferencias culturales la mujer reporta los mismos síntomas.

Numerosos estudios clínicos han demostrado que los cambios normales en los niveles de hormonas esteroides asociadas al ciclo menstrual se relacionan frecuentemente con alteraciones en la conducta y en las hormonas femeninas. En algunos casos los síntomas del PMS parecen ser consecuencia directa de tal situación, mientras que otros estudios demuestran que éstos síntomas proceden de variaciones fisiológicas provocadas por cambios endocrinos. En muchos casos también se ha encontrado que factores cognitivos incluyendo las expectativas sociales, influyen en la aparición de los síntomas, en ausencia de sus correspondencias hormonales.

Tanto los factores endocrinos como los cognitivos interactúan para influir en el síndrome premenstrual PMS. Las expectativas sociales pueden influir en los síntomas. Algunos investigadores aseguran que todos los síntomas están sólo en la cabeza de las mujeres, pero numerosos estudios al respecto demuestran que se trata de una experiencia real.

Las características se pueden presentar diferencialmente una semana o tres días antes de la menstruación, durante la menstruación o una semana después y cada vez puede ser diferente. Según los autorreportes al final de la adolescencia y de los veinte años se estarían presentando los episodios más críticos, con baja al final de los treinta.

Dentro de los componentes psicológicos se puede decir que los estímulos estresantes pueden aumentar enormemente los síntomas. Parece ser que existe más de un grupo de PMS y que las mujeres parecen experimentar más de un subtipo simultáneamente, lo que hace pensar que coexisten diferentes condiciones hormonales implicadas.

Por lo menos cinco de los siguientes signos son característicos de la última semana esta época:
  • Labilidad afectiva pronunciada, lo que significa que de repente se pueden sentir tristes, llorosas irritables o enfadadas, sin causa aparente.
  • Presencia de cólera o irritabilidad persistente y pronunciada, así como pronunciadas sensaciones de tener ¨los nervios de punta¨ o sentirse tensa.
  • Estado de ánimo profundamente deprimido, sensaciones de desesperación o pensamientos de autodesaprobación.
  • Disminución del interés por realizar las actividades habituales como por ejemplo tareas, trabajo, actividades sociales.
  • Facilidad para sentirse fatigada o notable baja de energía. Sentido subjetivo de dificultad para concentrarse.
  • Importantes cambios en el apetito a causa de comer en exceso o ansiedad por consumir determinados alimentos.
  • Hiperimsomnio o insomnio o en otros casos exceso de sueño.
  • Tumefacción o ablandamiento del pecho, dolor en los senos, dolores de cabeza, dolor muscular o en las articulaciones, sensación de hinchazón, aumento de  peso.

Comprensión sin actuación

Teniendo en cuenta que usted ya conoce de qué se trata podrá reconocer algunos síntomas en las mujeres y darse cuenta que están atravesando por esa época y que es normal que experimenten cambios psicológicos y fisiológicos que no son voluntarios y a propósito, y entonces usted podrá interactuar de una manera más amable y menos censurante.

Comprensión y actuación

Si se trata de una persona cercana como hermana, novia, esposa o madre podrá también reconocer los síntomas con facilidad, aunque recuerde que no todas las mujeres presentan todos los síntomas y que cada vez puede ser diferente. Usted podría sugerirles o ayudarles según el grado de confianza que tenga, indicarles que se trata de una situación natural y sugerirles que una buena opción es aprender a reconocer los síntomas y tener en cuenta que su estado anímico obedece a ello, que al entender que es un evento natural es cuestión de tenerlo en cuenta y lograr el autocontrol emocional.

Aunque no todas las mujeres requieren de tratamiento, es aconsejable practicar ejercicio y asumirse como mujeres con cambios mensuales normales que no corresponden a ninguna enfermedad, pero donde el control cognitivo y social juegan un papel importante de manera que se aprenda a identificar los síntomas y a tener control sobre ellos.

Cuando se trata de adolescentes y jovencitas es importante sugerirles que busque ayuda para que sean educadas en éste asunto y aprendan a manejar la situación.

Alternativas de acción externas

Orientación psicológica:

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que las personas estén en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. La persona puede decidir si prefiere ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

El apoyo espiritual es una alternativa que le puede ayudar a cubrir los vacios que experimentan y a comprender mejor las situaciones. Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Comentarios 

 
0 #1 Jorge O 25-11-2010 20:19
Normalmente durante esos días nos aislamos en nuestro hogar, ella lee en la alcoba y yo escucho música en el estudió, y allí veo la TV. Este acuerdo no manifestado nos ha funcionado muy bien.
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio