Spanish English
Idiomas

Portapaz

Mi hija adolescente consume alcohol y nos preocupa, ¿qué hacemos?

E-mail

La socialización es determinante para el desarrollo de la vida de una persona, especialmente en la adolescencia cuando se empiezan a poner a prueba los patrones de crianza y a cuestionar la forma de vida familiar. Época en que ellos y ellas quieren independencia y

esperan que sus padres estén un poco más lejos, que los dejen tomar sus propias decisiones. Les molesta que los padres se involucren en sus asuntos y algunos asumen actitudes de rechazo, por lo que algunos padres con el deseo de mantener relaciones estables con sus hijos les empiezan a permitir más libertad, son menos restrictivos. Es una época en que las jovencitas prefieren compartir más tiempo con sus amigos y experimentar con ellos nuevas sensaciones, buscan la aprobación del grupo y están en el proceso de aceptación de su imagen corporal, de su autoestima, por lo que el concepto que se forman de ellas mismos, depende en gran medida de la aceptación que logren. De modo que una alternativa a la que recurren es el alcohol, porque de esta forma sienten que se desinhiben, son más expresivos, sociables y por supuesto más aceptados.

Algunas jovencitas logran mejor criterio para sortear las situaciones que se les presentan, alcanzando mayor seguridad en sí mismas, no dependiendo tanto del grupo, porque quizás han tenido mayor oportunidad de cultivar sus valores. El concepto de sí mismas y su valía personal es más equilibrada. Pero otras, a pesar de la buena crianza, son muy influenciables. Cuestionan y juzgan más duramente las circunstancias de su ambiente familiar y pueden ser presa fácil del alcohol, la drogadicción y las malas amistades. Tienen bajo concepto de sí mismas y no encuentran o no valoran los modelos familiares. Muchas de estas jovencitas no han aprendido a decir NO, quieren buscar la aprobación del grupo o simplemente pretenden desafiar a sus padres, probarse a sí mismas y a otros que son grandes e independientes y que ¨manejan su libertad¨.

Si su hija esta bebiendo, es importante que ustedes padres, mantengan la calma, que no se dejen llevar por la irritación y el malestar que esto les causa, que no ¨se salgan de casillas¨. Más bien, evalúen el tipo de relación que están teniendo entre ustedes y con su hija, identifiquen los aspectos en los que están fallando, sin culparse el uno al otro y mejoren la calidad de la comunicación. Dedíquenle tiempo de calidad a su hija, escúchenla. Hoy tienen que estar más unidos que nunca, de manera que se constituyan en una verdadera y real ayuda para que su hija no caiga en el alcoholismo o salga de él.

Profundizando en el tema

El alcohol es una sustancia química que crea enlaces artificiales en el organismo. Cuando se ingiere alcohol, el estomago absorbe una pequeña parte y el 80% es absorbido por el intestino, en el yeyuno−íleon. Posteriormente el alcohol circula por todo el organismo uniformemente y de acuerdo con el contenido de agua, atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica y placentaria, lo cual pone en contacto a la totalidad del organismo (excepto a la piel y los huesos) con una sustancia artificial, el alcohol, que es tóxico. De forma inmediata en el organismo se ponen en marcha los mecanismos metabólicos para transformar y eliminar el alcohol. Cuando la persona consume alcohol de manera habitual se altera el metabolismo y el alcohol permanece cada vez, en mayor proporción en los tejidos y daña los distintos órganos y sistemas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la salud, el alcoholismo es considerado una enfermedad crónica progresiva que genera adicción y se convierte en un trastorno de la conducta. Para la Organización mundial de la salud, OMS, son alcohólicas las personas que beben en exceso y cuya dependencia respecto del alcohol ha alcanzado un grado tal, que determina la aparición de visibles perturbaciones interpersonales, en el funcionamiento social (estudio ,trabajo, deporte...) y en el manejo económico. No importa la cantidad de alcohol que se beba, ni su frecuencia, lo que caracteriza el alcoholismo es la forma en que se bebe, esa necesidad que se siente por el alcohol es lo que lo diferencia con las demás personas.

Los cambios en las costumbres culturales de las comunidades, los medios de comunicación y la variación en los patrones familiares, han hecho que los niveles de consumo de alcohol aumenten día a día en las jovencitas. Ellas se encuentran cada vez más solas en el hogar y tienen más tiempo para interactuar con amigos en las redes sociales y hacer nuevos contactos con personas extrañas, poniéndolas en mayores riesgos no solamente para beber alcohol, sino para consumir otras sustancias que las auto estimule. El tipo de bebida con que se inicia el alcoholismo también cambia. Antes el inicio del consumo se hacía con vino, ahora se hace con cerveza, muchas veces combinada con otras sustancias.

La edad de inicio del consumo de alcohol ha disminuido de manera importante, la edad de iniciación se sitúa hoy día en la pre adolescencia. Igualmente, las mujeres ahora beben más. Hace diez años había tres tomadoras por cada 10 hombres, ahora las cifras son similares. De acuerdo con estudios realizados el 21% de las mujeres entre los 12 y 24 años se ha embriagado al menos dos o más días seguidos al mes. Hace 15 años, solo el 4% de las mujeres reconocía haberse emborrachado, ahora el 20%c reconoce haberlo hecho.

 

Médicamente se considera que una persona en estado de embriaguez está intoxicada, al presentar las siguientes características: descuida su apariencia personal, presenta incoordinación y pérdida del equilibrio en sus actos y movimientos, puede presentar agresividad física con lenguaje soez o ser excesivamente meloso y confianzudo.

El alcohólico es la persona que ha creado dependencia crónica, psicológica y física del alcohol, es consumidor habitual y avanza a complicaciones que comprometen seriamente su integridad física. Empiezan por presentar gastritis ulcerosas, cirrosis hepática, crear diabetes u otras complicaciones serias en su organismo. A nivel psicológico pueden ver mermadas sus capacidades cognoscitivas y presentar alucinaciones.

Etapas del alcoholismo

Cuando la persona consume alcohol de manera habitual al punto de experimentar una gran necesidad por haber creado dependencia crónica, se habla de alcoholismo. Significa que la persona ya tiene intoxicado su organismo y se encuentra en estado de alcoholemia. De acuerdo con los niveles de consumo, el alcoholismo se puede dividir en cuatro periodos:

Embriaguez patológica: se caracteriza por una conducta violenta, de gran agresividad, que dura varias horas y por lo general con niveles de alcoholemia bajos. La crisis termina en un sueño profundo o estupor y con amnesia de lo ocurrido.

Enfermedad alcohólica: El consumo crónico de alcohol continúa generando una serie de alteraciones psicológicas y físicas, con un progresivo deterioro que se extiende a todos los aspectos de la vida. La dependencia al alcohol se va desarrollando en distintas etapas evolutivas presentando la enfermedad alcohólica, que según Jellinek, se divide en 4 etapas:

Etapa prealcohólica: A esta etapa pertenece la mayor parte de los bebedores sociales o habituales y pueden permanecer en ella toda la vida. Se ingiere alcohol en actividades sociales, con cierta habitualidad y la ingestión de alcohol provoca una disminución de las tensiones y alivio, motivo por el cual busca con pretextos variados el contacto con el alcohol. En esta etapa aparece una cierta tolerancia o adaptación, necesitando dosis mayores para obtener el mismo efecto. La paciente no es consciente de su problema, como tampoco el grupo que la rodea, que no la considera una alcohólica, ya que no perturban las pautas socioculturales del grupo. En esta etapa se puede durar entre 5 y 10 años.

•Etapa Prodrómica:

Se enlaza en la atapa anterior con la aparición de un síntoma característico: la laguna mental o amnesia lacunar y se presenta después de un cuadro de embriaguez leve. La persona comienza a presentar los primeros síntomas de esclavitud al alcohol, la preocupación por beber comienza a ser central en su vida, no puede faltarle su bebida preferida, busca mayores ocasiones para beber y lo hace a escondidas. Comienzan las justificaciones de su proceder y las mentiras, con un gran esfuerzo por ocultar su adicción al alcohol. Tiene problemas en casa, las relaciones con sus padres son conflictivas y en su estudio, el rendimiento disminuye, se aleja de sus amigos habituales para unirse al nuevo círculo de bebedores. Tanto en el medio familiar como en el académico sus compañeras (os) y profesores (as) empiezan a ver su problema, se lo manifiestan, pero la joven lo niega. Es prácticamente imposible el abordaje terapéutico en cuanto actualmente las jovencitas ven la situación como normal y propia de la época.

•Etapa básica o crucial:

Se caracteriza por la marcada adicción al alcohol, que se inicia con el trago diario, es incapaz de detenerse y abstenerse, se encuentra esclava de su hábito. Se levanta en las noches a beber a escondidas. Son característicos de esta etapa la megalomanía, el delirio celotípico, (creer que la pareja tiene un amante o se entiende con otros personas), la agresividad, el resentimiento. La paciente necesita ser hospitalizada por alguna de las complicaciones clínicas o psiquiátricas que aparecen en ésta enfermedad. Es posible que la joven paciente seda al tratamiento, buscando ayuda, siendo necesario la remisión al médico y grupos de autoayuda como Alcohólicos Anónimos.

•Etapa crónica o final:

Esta etapa está caracterizada por el derrumbe total del paciente. Presenta embriaguez diaria con disminución de la tolerancia, temblor, alteración de las facultades mentales, labilidad emocional, (conjunto de alteraciones en la manifestación de la afectividad, llantos, risas inapropiadas etc.), con un grave deterioro físico, psíquico y moral. La joven está más expuesta a caer en la promiscuidad y sus consecuencias. El organismo está totalmente absorbido en alcohol y hay pérdida de funciones que la conducen a la muerte.

Hoy día, la situación es más compleja, muchos padres no alcanzan a sospechar que su hija es alcohólica debido a las formas que utilizan para embriagarse y ocultar la situación. Una de ellas es la utilización de tampones impregnados en alcohol que se introducen en la vagina o en el ano, de modo que nadie se da cuenta que consumen alcohol, evitando ser descubiertas.

El alcoholismo esta asociado con consumo de drogas y con actividades heterosexuales u homosexuales descontroladas, lo cual necesariamente implica un alto riego en la salud por sobredosis y contagio de enfermedades de transmisión sexual y SIDA.

Comprensión y actuación

En un ambiente de tranquilidad y armonía, pueden explicarle a su hija, nuevamente si es necesario, las consecuencias psicológicas, físicas y sociales del alcoholismo.

Paralelamente, es indispensable que le enseñen y refuercen en ella el aprender a decir NO, a aprender a discriminar las situaciones positivas y las negativas, sin dejar de socializar.

Organicen el tiempo en familia, de manera que su hija no pase mucho tiempo sola con sus amigas, ni tiempo excesivo sin acompañamiento en internet y evite mantener bebidas alcohólicas en la casa. No realice actividades sociales donde la única fuente de alegría y diversión sea el alcohol. Aprendan a disfrutar actividades sin mediación del alcohol.

Escuchen a su hija, que ella sienta que existe un lazo de confianza entre ustedes. Para ello, creen un clima agradable, familiar, sin censurar todo lo que diga o haga, sólo presten atención y cuando sea el momento propicio en cuanto a disposición, expresen lo pertinente sobre el tema y sus sentimientos, dejando que ella haga lo mismo. Ayuda mucho escoger un libro entre los tres, sacar tiempo para leerlo e irlo comentando e ilustrando situaciones, así ella podrá participar más y aprenderán a conocerse mejor. Además sentirán que están compartiendo en familia.

Ayuden a su hija a sentirse bien consigo misma, haciendo notar en su momento sus desempeños positivos, inclusive en pequeñas tareas, así como sus cualidades en las diferentes áreas de la vida, incluyendo su aspecto físico. Su apoyo le permitirá desarrollar sentimientos positivos hacia sí misma.

Elogie el esfuerzo que hace para alcanzar una meta, así no la logre. Explíquenle y convénzanse ustedes mismos, que no siempre se tiene que ganar. Es importante acompañarle en el planteamiento de metas y hablar de la necesidad de esforzarse para lograrlas. Las metas deben ser realistas y alcanzables, de lo contrario podrán generar sentimientos de desazón.

Eviten comparar a su hija y sus realizaciones con los demás, incluso con los que ustedes alcanzaron a esa misma edad. Enséñele a valorarse en sus propias posibilidades, capacidades y esfuerzos y a analizar las circunstancias que rodean la situación de manera que se visualice equilibradamente.

Cuando hablen con su hija acerca del consumo de alcohol, céntrense en el consumo mismo, no ella como persona. De manera que se hable de las consecuencias del alcohol y no se entre a subvalorar a la persona.

Recuerden expresarse en primera persona porque plantea la necesidad de un cambio, pero también respeten la opinión de su hija. Ejemplo: ¨estoy de acuerdo en que vayas a fiestas, pero me preocupa que te embriaguez porque sé que te estás haciendo daño, te estás exponiendo a muchos riesgos… y eso no te conviene como joven porque….¨

Ayúdenle a enfrentar la presión de sus compañeras, enseñándole a valorar su propia individualidad. Conversen acerca de lo que hace a una persona única e individual, de no dejarse llevar por los demás. Hablen acerca del significado de la amistad, las cosas que se comparte y cuáles no.

Sáquenle partido a la presión de grupo, evaluando con ella las posibilidades de vinculación con grupos que construyan y mantenga valores, como asociaciones de jóvenes que realizan actividades deportivas, musicales u otra afín a los gustos e intereses de su hija.

Hablen y practiquen decir NO y establezcan normas familiares que ayuden a su hija a decir NO. Se puede discutir acerca de lo que puede pasar antes de que sucedan ciertas situaciones. Acuerden previamente las conductas apropiadas que le favorecen para un futuro sano y equilibrado, especifiquen cómo esperan que se comporte, qué hacer para mantener comportamientos adecuados y las consecuencias de actuar responsablemente. Las reglas en la familia le comunican a su hija una manera fácil y rápida de decir NO y a no ceder a la presión de grupo.

Una buena forma de comunicarle a su hijo que confía en él es asignándole responsabilidades, esto lo ayudará a madurar y hará que se centre más en ésta que en el alcohol. Traten de compartir más actividades recreativas en familia, incluso formando alianzas con otras familias.

Demuéstrenle que la aman, y demuéstrense entre ustedes que existe el amor. Aprender a quererse es posible cuando se les da más importancia a las cosas positivas y se ayudan amorosamente a eliminar las cosas negativas. Amar a una hija también es demostrarse el amor genuino como pareja, ya que esto reconforta la autoestima y seguridad en ellas y evita que busquen salidas erróneas como el alcohol.

Ayuden a su hija a consolidar los principios y valores, esto la protegerá de muchos riesgos, incluso le ayudará a dosificar al consumo de alcohol a situaciones estrictamente sociales y muy ocasionales, o a no consumirlo. Resalten que el alto consumo de alcohol puede llevarla a límites insospechados que atentan contra sus propios principios y su integridad personal. Un sistema de valores y principios fuertes ayuda a tomar decisiones basadas en hechos reales y no en la presión social y cultural.

En las familias donde los padres se han separado o se han divorciado, es importante que el padre que no vive con sus hija le exprese también amor, apoyo y respeto.

Lo más importante es que ustedes se conviertan en un buen modelo o ejemplo, esto es quizás lo que más ayuda a evitar o a controlar la conducta alcohólica. Si consumen alcohol o uno de ustedes lo hace, debe empezar por controlar la situación y a eliminarla. La mayoría de las adolescentes alcohólicas son hijas de personas alcohólicas. No solo se imita la conducta, sino las razones por las cuales se hace.

Alternativas de acción

Atención psicológica:

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que la joven este en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. Usted puede decidir en conjunto con su hija si prefieren asesoría cara a cara o virtual y si prefiere ser atendida por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

Es una alternativa que necesariamente trabaja con fundamento en el sistema de creencias y de valores de la joven y de su familia. Es probable que su hija esté experimentando vacios en su vida. El apoyo espiritual es una alternativa que le ayudará a encontrarse consigo misma y le ayudará a suplir los vacios que la conducen al alcohol. Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente. Las bases espirituales en una relación terapéutica son fundamentales para afrontar cualquier situación.

Comentarios 

 
-1 #1 gloria magno 18-12-2011 12:11
mi sobrina de 22 años esta bebiendo mucho, ademas sospechamos que tiene malas amistades, tiene mucho rencor contra su mama (mi hermana) pues la dejo a cargo de mis papas desde muy pequeña, mi sobrina es la mayor de 4 hermanos pero su mama si crio a los otros 3, eso a mi sobrina siempre le ha causado mucho dolor pues entre ella y su mama ha habido un distanciamiento , y aunque en varias ocasiones han tratado de acercarse y convivir como madre e hija, siempre salen mal y terminan por atacarse sin medida, como las puedo ayudar pues ahora me preocupa que mi sobrina esta cometiendo el mismo error con su hijo de 7 años, y ademas es cayendo en el abuso del alcohol y la vida desenfrenada. aconsejenme por favor. mi correo es g.elviramagno@hot mail.com
Citar
 
Usted esta aqui: Inicio