Spanish English
Idiomas

Portapaz

Buenos profesionales

Acerca de las respuestas ...

Las respuestas a preguntas formuladas, son contestadas por profesionales de diferentes áreas que dan una orientación en cada caso mostrando las diferentes alternativas a seguir. No son una solución definitiva, sino una guía que orienta, calma la ansiedad del momento, tranquiliza y traza caminos en búsqueda de soluciones definitivas y exitosas a problemas que nos agobian y que por su naturaleza nos hes difícil comentarlos con cualquiera.

¿Descubrí a mi mamá robándole a mi papá, ¿qué hago?

E-mail

Independientemente de las características de las relaciones familiares que tengan, de las necesidades materiales y la forma de organización de los gastos y de responsabilidades que su papá y mamá hayan acordado para suplir las necesidades del hogar y de las condiciones de comunicación que hayan establecido sus padres y usted, es claro que se trata de una conducta delicada que por su situación como hijo debe tratar de manera prudente con el fin de no desencadenar una situación caótica entre sus padres. Hable con ella acerca de la situación generando un clima de confianza, estableciendo si existen antecedentes, es decir si antes había hecho lo mismo con otras personas, si la situación frente a su papá había ocurrido antes, indague sobre las razones que motivaron a su mamá para recurrir a esta situación.

La conducta de robo de su mamá, puede obedecer a situaciones relacionadas con el tipo de comunicación, centralización en la toma de decisiones por parte de su padre respecto al gasto familiar y manejo del dinero, es posible que a pesar que su mamá trabaje no es autónoma en la distribución del dinero, situación que se puede complicar si ella no tiene entradas económicas y depende totalmente de él en éste aspecto, no teniendo la posibilidad de decidir incluso sobre sus propios gastos.

Por lo contrario, es posible que a pesar que su mamá tenga posibilidad en las decisiones sobre el dinero familiar y adicionalmente trabaje y tenga autonomía, sea una compradora compulsiva a quien ningún dinero le alcance y recurre a ésta situación para suplir sus necesidades de compra o simplemente puede ser que se trate de una típica conducta de robo.

En todo caso es importante para tratar el asunto, que mantengan la calma, sin irse a los extremos de perder la compostura, pero tampoco con una actitud tan liviana que le reste importancia a la situación o que se vuelva cómplice de la misma. La conversación con su mamá debe ser clara, concreta, sin rodeos, sin amenazas y con el fin de llegar a acuerdos serios para buscar alternativas de solución que conduzcan a eliminar la conducta.

Cuídese de no tratar de manipular la situación para sacar ventajas adicionales frente a sus padres, esto lo ubicaría en una condición realmente lamentable que lesionará gravemente la constitución familiar, su sentido de ser persona íntegra y por su puesto su condición psicológica y quizás en el futuro su situación legal, porque sería el inicio de su carrera a la delincuencia.

Asuma una posición responsable e íntegra que vaya en pro de la unidad familiar. Evalúe la situación en relación con la calidad de la relación que mantengan sus padres y el estilo de autoridad que se maneje en la misma. Determine si es prudente que usted converse con su papá sobre la situación con el fin de ayudar a su mamá a superar la situación o si es preferible que usted solo le ayude o recurra a un profesional.

Esta conversación debe hacerse lo más pronto posible de manera que no haya oportunidad para que se repita y se empeore la situación. Tarde o temprano su papá se dará cuenta que “no hay nada oculto” y lo más grave que puede ocurrir es la pérdida de confianza mutua.

Profundizando en el tema

Aunque la mayoría de los problemas de conducta desaparecen espontáneamente con la edad, los problemas crónicos de conducta con características antisociales y agresivas, pueden persistir en el tiempo si no reciben una adecuada y oportuna atención.

La conducta de robo puede estar acompañada de consumo de drogas, alcohol y otras conductas delictivas. Los aspectos que pueden influir en la presentación de la conducta de robo pueden agruparse de la siguiente manera: factores ambientales, físico y sociales: como la práctica de robo en la familia de origen o la actual, en escuela o amigos a edades tempranas; condiciones internas de la persona en combinación con los factores externos: como la frustración, la ira, la ansiedad mal enfocadas. Dentro de las variables cognitivas están: las ideas de venganza hacia el esposo o frente a alguna situación familiar como un medio para llamar la atención o para “desahogarse”. Pueden existir aspectos motivacionales que provoquen la conducta de robo como la compra compulsiva, es decir el deseo irresistible e incontrolable para comprar, generalmente se trata de cosas innecesarias que alimenta la vanidad en las mujeres.

El robo es una conducta delincuencial que constituye una de las grandes problemáticas de nuestros tiempos. Las mujeres que roban a sus maridos pueden hacer parte de modelos de interacción familiar coercitivos, donde las estrategias más utilizadas son la amenaza las rabietas y el castigo. Puede originarse también por una mala comprensión de la restricción excesiva de gastos o por una real restricción innecesaria de gastos, ante lo cual se hace un manejo inadecuado. Es posible, que la mujer vea minados sus derechos y a pesar de tratarse de una relación de pareja, la mujer no exploró o no optó por otras alternativas para solucionar su situación.

En éstos ambientes se construye una baja autoestima y los recursos personales, es decir todas las habilidades, resultan afectadas porque la mujer no tiene la tranquilidad y armonía familiar para desarrollarlas. Esta situación necesariamente entra a minar, dañar aspectos importantes de la relación y puede generalizarse a otras situaciones como la mentira para encubrir la conducta.

La conducta de robo bajo estas circunstancias es un claro indicador de que las cosas no andan muy bien en la relación de pareja y en la misma persona.

Las esposas que recurren al robo, podrían tener múltiples problemas tanto de índole socioeconómica: pobres ingresos, bajo nivel cultural, aislamiento social. En su propia estructura personal: pueden tener problemas de comunicación, malas relaciones familiares. También puede tratarse de una respuesta equivocada a un caso de maltrato psicológico del que se esta siendo víctima.

En síntesis, los factores de riesgo que pueden desencadenar la conducta de robo a la pareja son:

Delincuencia en miembros de la familia.

Bajo cubrimiento de expectativas en el contexto de pareja.

Comunicación patológica de la pareja.

Pensamiento distorsionado acerca de las situaciones de pareja.

Baja clase social aunque suele presentarse en clase media y alta.

Conductas problema: mentir y conducta desafiante, desobligante y retadora.

Alternativa ante la posibilidad de separación por “infidelidad” del esposo.

Posibilidad de “infidelidad” de la mujer.

Antecedentes de robo en el hogar, familia o en el trabajo

Condiciones demasiado restrictivas a pesar que se cuenta con relativo bienestar económico.

Condiciones demasiado restrictivas debidas a difícil situación económica,

Haber sufrido o estar sufriendo maltrato.

Alcoholismo, drogadicción, juego o apuestas.

El tratamiento para eliminar la conducta de robo puede incluir una gran variedad de estrategias que generalmente forman parte de un programa diseñado especialmente para la persona y la familia, de acuerdo con sus características específicas y las del entorno orientados a:

Diseño y desarrollo de una programa de entrenamiento donde se les enseña a elogiar más, a criticar menos y a ser más atentos y consistentes en la relación de pareja.

Se enseña a la familia habilidades de comunicación, intercambio mutuo de esfuerzos, de negociación y de solución de conflictos. Donde se busca establecer un escenario de cooperación para la discusión de los aspectos problemáticos. Se modifica la concepción de la familia hacia la mamá y pareja como culpable, para sustituirla por un proceso de responsabilidad compartida.

Modificación del sistema familiar, para disminuir la violencia familiar con enseñanza de medidas alternativas al empleo de la violencia, enseñanza de estrategias de refuerzo social y material, entrenamiento en control de las respuestas de cólera, apoyo social de la familia, entrenamiento en solución de conflictos conyugales y acciones de apoyo económico.

Potenciar los recursos personales y sociales de la familia con el fin de que se puedan modificar las circunstancias que le incapacitan para tener un funcionamiento socialmente integrado, lo cual en ocasiones puede implicar búsqueda de ayuda social, como vincularse a programas de apoyo gubernamental que ofrecen apoyo económico o de servicios para suplir las necesidades básicas.

Se realiza procesos de diálogo y reencuentro en busca del perdón.

Comprensión si actuación

Es posible que usted haya identificado que la conducta de su mamá es fortuita y a pesar de que usted piense que se trata de un robo, tiene la confianza que al ser vista por usted, ella no volverá a realizarlo porque confía en que ella tiene los suficientes recursos y estrategias para remediar la situación.

Ante una situación de esta naturaleza si usted asume una postura de justificación de la situación y trata de buscar explicaciones en las problemáticas de la familia y entorno, y no actúa, esta cometiendo un grave error, por cuanto la conducta tendera a incrementarse debido a que las conductas desviadas son determinadas por las consecuencias que las mantienen. Su mamá puede pensar que usted aprueba la situación, lo cual podría traer serias consecuencias negativas en el futuro de su su familia.

Comprensión con actuación

Se puede acudir a prevención primaria cuando se trata casos en los que no se ha presentado la conducta y consiste en evitar que la conducta se presente, a través del entrenamiento en patrones de comunicación de pareja, desarrollo de habilidades sociales y resolución de conflictos, siendo más difícil en la medida en que pasa del tiempo, ya que las conductas tienden a consolidarse y son más difíciles de eliminar.

Prevención secundaria, que consiste en impedir que la conducta de robo se consolide y se convierta en un patrón estable en la vida de la persona. Aquí funciona muy bien alterar el estilo de vida de cada día, de modo que el ambiente familiar y social debe ser ajustado para que la persona responda a la modificación de la conducta con más facilidad. Se favorecen las actitudes y conductas pro sociales, es decir aquellas que permiten que se funcione sanamente en la sociedad. La educación sobre la ley, permite que se tome consciencia, responsabilidad, comprensión y adherencia a los principios familiares, sociales y legales. El tratamiento terciario incluye remisión a programas para reeducación o la cárcel.

Atención psicológica:

Luego de proceso de evaluación, el tratamiento puede incluir el establecimiento de una relación a través del diálogo para lograr una adecuada disposición de la persona hacia el cambio. El tratamiento depende del enfoque, puede incluir: entrenamiento cognitivo en resolución de problemas interpersonales, programa de habilidades sociales con el propósito que el joven aprenda a enfrentarse más positivamente a las situaciones difíciles, aprenda a comprender mejor sus motivaciones y las de los demás y autocontrol emocional, control de la impulsividad, así como aprender a mantener el diálogo interno y aprender a seguir auto instrucciones positivas.

Acuda a tratamiento psicológico cuando:

* Usted no esta seguro o segura de cómo abordar la situación

* Le genera intranquilidad a pesar de conocer sobre el tema, debido a las dificultades de comunicación y manejo de autoridad en la familia.

* Conoce sobre el tema pero quiere asegurarse que su mamá tenga el mejor tratamiento.

* La situación tiende a empeorar.

La atención psicológica implica total confidencialidad, el respeto por el sistema de valores y de creencias. La orientación se realiza dentro de la ética profesional y las decisiones que se tomen están centradas en las personas que son atendidas. Un aspecto muy importante es que su familia este en disposición de recibir apoyo. En todo caso, dependerá de las características particulares del contexto y de la persona, de sus expectativas y de su sistema de creencias. Usted puede decidir en conjunto con su mamá y ojalá papá y hermanos, si prefieren asesoría cara a cara o virtual y si prefiere ser atendido por un psicólogo o por una psicóloga. Asegúrese de consultar con un profesional con experiencia en el tema y que cuente con equilibrio psicológico.

Orientación espiritual:

Es posible que su mamá necesite suplir una necesidad espiritual, pero no logra identificarlo. La asesoría puede hacer parte de la asesoría psicológica o puede ser independiente de ella de acuerdo con el sistema de creencias y de valores de su mamá, de usted, de su familia y del profesional que la atienda. Le sugerimos que se asegure de asesorarse de una persona equilibrada espiritual y psicológicamente.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Articulos relacionados

Boletin Portapaz

Registre su correo y reciba boletines periódicos con las novedades de este portal.

Mas articulos ...

Usted esta aqui: Respuestas Temas Psicológicos ¿Descubrí a mi mamá robándole a mi papá, ¿qué hago?